image

"Puede suceder que un amigo por el que sentíais mucho afecto se
vuelva indiferente para vosotros, y entonces tendéis a pensar que
la causa se halla en que ha cambiado: ha perdido algo que hacía
que le amarais. En realidad, quizás sois vosotros quienes habéis
perdido un elemento que os permitía apreciarle. Y también a veces
esto se produce con los discípulos respecto a su Maestro. Cuando
el discípulo es sincero y está animado por el deseo de
perfeccionarse, ve la luz y la sabiduría de su Maestro. Pero
cuando tiene otros intereses, se vuelve perezoso y abandona sus
ejercicios espirituales, ya no ve a su Maestro de la misma manera
que antes.

Es pues necesario ser un poco psicólogo para comprender la razón
de los cambios que creemos observar a nuestro alrededor. Muy a
menudo, creemos que son los demás los que han cambiado, pero
primero debemos analizarnos a nosotros mismos y quizás
descubramos que es en nosotros mismos que se han producido los
cambios."

Omraam Mikhaël Aïvanhov