image

Cuando el caminar parezca pedregoso y difícil, cuando las ofensas
traten de herirte, cuando las palabras no salgan, y no puedas
hablar, cuando todos te condenen… recuerda: Dios está contigo.

Cuando la inseguridad te agobie, cuando el dolor y la amargura te
invadan, cuando parezca que te han abandonado, cuando la enfermedad
se vuelva agresiva… recuerda: Dios está contigo.

Cuando seas perseguido y humillado, cuando prediques la Palabra y
creas que no la han recibido, cuando el caminar parezca doloroso…
recuerda: Dios está contigo.

Cuando hablen mal de ti, cuando te sientas débil, cuando te sientas
solo, cuando digas:" No puedo más"
¡Sí puedes! porque Dios está contigo.

"Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor por
nosotros, nos dio vida con Cristo, aun cuando estábamos muertos en
pecados. ¡Por gracia ustedes han sido salvados! Y en unión con
Cristo Jesús, Dios nos resucitó y nos hizo sentar con él en las
regiones celestiales, para mostrar en los tiempos venideros la
incomparable riqueza de su gracia, que por su bondad derramó sobre
nosotros en Cristo Jesús. Porque por gracia ustedes han sido
salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el
regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte. Porque somos
hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las
cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en
práctica" Efesios 2:4:10