image

Si una persona reza y es la misma persona después, es como si no hubiese rezado en lo absoluto. Porque el propósito de las oraciones es la transformación, no la alabanza.

Lo mismo ocurre con las acciones espirituales. Si quieres conectar con los milagros que éstas están destinadas a atraer, entonces revisa y observa si eres diferente después que las realizas.

Yehudá Berg