El tesoro enterrado

Share Button

image

Esta semana ofrece una energía especial para conectar con el poder de renovación: de transformarnos, de abrirnos a recibir la Luz del Creador.

Como estudiantes de Kabbalah, aprendemos que ir a la iglesia o al templo es a menudo un ritual malentendido. El propósito es que nunca nos limitemos a hacer acto de presencia y "rendir culto", sino que hagamos una conexión con la Luz para poder utilizarla en los días posteriores.
Hay una historia de un pobre hombre llamado Josef que vivió hace mucho tiempo en Jerusalén. Él necesitaba desesperadamente encontrar trabajo para sustentarse a sí mismo y a su familia. Una noche, Josef tuvo un sueño sobre un tesoro enterrado bajo el palacio de la ciudad de Vilna, en Lituania. Aunque Vilna estaba en el norte de Europa, a miles de millas de Jerusalén, Josef decidió ir allí para encontrar el tesoro.

El viaje le llevó meses. Cuando Josef llegó al palacio, fue inmediatamente confrontado por los guardas del rey. Josef tuvo la tentación de mentir acerca de los motivos de su largo viaje, pero decidió que decir la verdad era la mejor forma de actuar, puesto no que no había hecho nada malo.
Así pues, Josef le contó al capitán su sueño. Cuando el capitán escuchó a Josef, se rió. "Si hiciera caso a todos mis sueños, estaría en Jerusalén ahora mismo. Verás, ¡justo anoche tuve un sueño sobre un hombre que tenía un tesoro enterrado debajo de su casa!" A partir de la descripción de la casa que le dio el capitán, Josef se dio cuenta de que él era aquel hombre y el tesoro estaba debajo de su propia casa.

En ese momento Josef entendió el objetivo verdadero de su viaje: para saber, después de todo, dónde se encontraba el tesoro.

La lección de esta conocida historia es que el tesoro que buscamos está justo en nuestro propio jardín. Pero para mí, hay aun un significado más profundo en la comprensión de que "acudir a los servicios" nunca es el objetivo final, sino el medio para llegar a ese objetivo. Hacer el viaje no significa que hayamos acabado el trabajo. La clave es lo que sucede después. Como le ocurre a Josef en esta historia, debemos regresar a nuestra vida, a nuestro hogar, y tomar acción allí con la Luz que hemos recibido.

Para encontrar los infinitos tesoros que nos pertenecen, no se trata simplemente de conectar con la Luz, sino de qué hacemos con ello.


Todo lo mejor,
Yehuda

Share Button

11 respuestas a El tesoro enterrado

  • Bonita historia, gracias.

  • tesoros,dones,talentos, como le queramos llamar, nacemos con ellos por lo tanto no estan afuera, en nuestro interno estan todas las respuestas, nos alejamos de ellos en la medida que le damos fuerza al mundo material y nos distraemos. vosotros sois el templo del padre…….busquemolo.

  • creo que en muchos momentos de nuestras vidas nos a ocurrido eso no solo en sueño, si no que despiertos mirando a nuestro alrededor,mirando hasta donde la vista te alcanza, pero es diferente cuando tu comienzas a crear tu sueño y le das formas, colores y todos los detalles que a ti se t ocurran y te conectas con tu interior a construirlo con la ayuda de la divinidad, y sacas a flote tus poderes para encontrar tu tesoro.

  • Bello, bello texto

  • Gran lección! me motiva y comprendo que el fin de acudir a la Iglesia es llegar a esa conexión interior con nuesto Jesús, no afanarnos por las cosas, sino buscar y encontrar esa conexión, ese tesoro o tesoros de nuestra riqueza interna.
    Gracias!

  • GRACIAS PADRE, POR DARME TU LUZ.

  • Gracias por una linda historia, el tesoro que llevo es DIOS que me ilumina y guia, por el sendero que debo recorrer y poder encontrar mi más grande tesoro el verdadero amor es para mí y para toda la humanidad. Bendiciones

  • Jejejeje, muy bueno pero esta historia me la conto muy parecida mi tio Paulo Coelho, cierto libro llamado. “El Alquimista”. Muy bueno, quien no lo ha leido ???.

  • Pienso que el tesoro esta en nosotro y en la medida que buscamos el camino verdadero, es como llegamos a nuestro tesoro. Bendiciones a todos.

  • Si tengo que decir que si Dios nos puso esa chispa de El en nuestro corazón, entonces nosotros somos la luz de Dios en nosotros mismos, y de verdad nunca lo había entendido hasta ahora, y qué no podermos hacer con la luz de Dios en nuestra vida? Somos un poder inmenso de amor de luz, de paz, bueno de lo que deseamos. Por eso, qué hermoso es entender el poder de Dios en nosotros. Gracias Yehuda porque sus mensajes siempre me llevan a entender el propósito de Dios en el hombre y a poder utilizarlo en consonancia con sus mandatos. Un abrazo

  • Así es debemos de seguirla llevando a donde vayamos , a nuestra casa, al trabajo, con los amigos, con los vecinos. Bendiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing