image

Siempre oímos esta frase el tiempo de dios es perfecto, muchos no la asimilan, otros toman las cosas con paciencia y esperan su tiempo para que se realicen sus cosas y llegar a sus metas, otros piensan que deben estar en el lugar, en la hora exacta para que lleguen a ellos el amor, la amistad, el empleo, el negocio etc., lo que hallan estado esperando y pregunto que es eso entonces? El tiempo perfecto del señor, todos tenemos como una línea, en esa línea diseñamos, visualizamos, creamos nuestra historia de vida, con nuestros aciertos y errores y cuando llegamos a obtener nuestras metas y objetivos es que se dieron en el tiempo perfecto del Dios y bajo su gracia perfecta, no podemos acelerar los procesos, ellos toman su tiempo porque allí es donde están los aprendizajes, las lecciones de vida. Cuando llegamos a este mundo no caminamos desde salir del útero materno, no hablamos eso se va dando a medida que vamos evolucionando, aprendiendo, así mismo vamos creciendo y en ese camino vamos adquiriendo cosas materiales y espirituales y nos vamos madurando como ser pensante y evolucionado pero a su tiempo, un pájaro no sale de su huevo y sale del nido a volar, la sabiduría de Dios ha diseñado para nosotros que cada ciclo tiene para nosotros un proceso, y todo llega primero como ganancia de lo bien y lo malo que hemos realizado y que nuestras actuaciones son las líneas a seguir, pero cualquiera que sea el caso todo se da bajo el “ Tiempo perfecto de Dios “y podemos decir que llegan a nosotros como recompensas o como dolores y tristeza según lo que tu hallas sembrado, pero todo definitivamente tiene su momento de amar, de odiar, de sentir dolor, de corregir y se da cuando lo mas necesitamos o simplemente llega inesperadamente , tal vez del afán, de la ansiedad, del apuro no llegan las cosas que deseamos porque nosotros mismo no tomamos el tiempo de esperar, porque cada victoria es un desafío, pero ese victoria llego porque era su momento de llegar, el azar es poco real y nos juega casi siempre malas pasadas, escucha tu voz interior y espera tu tiempo baja la gracia y armonía perfecta del Padre.

ELANGELUS. MONICA ZERPA.