Las Etapas de la Vida

Existen
diversos enfoques que se le puede dar al transcurso de una vida, la percepción
de cada momento será algo subjetivo, que dependerá de cada ser humano, aún así
se pueden compartir características peculiares sobre cada etapa; posteriormente
el ¿Qué se viva? y el ¿Cómo se viva?, dependerá de la fortaleza y personalidad
de cada uno de nosotros, sumado a las adversidades y situaciones que acontezcan
en determinado momento.

Y es aquí, donde estamos abordando dos caminos para hablar de este tema, el
primero, tendría que ver, con nuestra personalidad, con todos los aspectos que
nos hacen únicos, lo cuál indudablemente influirá en el cómo nos conduzcamos y
abordemos nuestra vida. Por ejemplo, cada uno de nosotros tendrá una vivencia
totalmente diferente ante una pérdida, el duelo de un padre, será algo que cada
uno experimentará dependiendo su historia, su personalidad, y el tipo de
vínculo que existía con ese ser querido; sin embargo, el proceso de duelo se
dará dependiendo de dichas características, algo similar ocurre con las etapas
de la vida.
Por otro lado, continuando con el segundo camino que estamos abordando,
diversos autores han intentado clasificar la vida, tomando en cuenta, sus retos
y características de cada momento. Uno de ellos fue Eric Erickson quién explica
el desarrollo de la persona en ocho etapas, comenzando por la niñez, para dar
término en la vejez, agregando que dichos pasos o facetas de la vida, son
experimentadas por cualquier ser humano sin excepción. Cada una de éstas,
presenta una crisis, reto y un crecimiento interno cuando se supera.
Una vez superada una etapa surgirá una virtud, lo cual influirá en las
actitudes del individuo en los periodos posteriores y en su desarrollo en
general.
Sumado a lo anterior un elemento indispensable para comprender cualquier
situación que tenga relación con los seres humanos, el continuo dinamismo que
los compone, tanto en pensamiento, emoción, fisiología etc. Erikson determina
su teoría tomando en cuenta al hombre dinámico, pero sobretodo inmerso en una
sociedad cargada de tradiciones e ideales, con momentos históricos
determinados.
Las etapas de la vida que Erik Erikson propone, describen la evolución
psicosocial del ser humano y son las siguientes:
• Primera Etapa: Infancia “Confianza vs. Desconfianza”
Esta etapa sucede desde el nacimiento hasta el primer año de vida. De acuerdo
con Erikson durante el primer año, el lactante afronta su primer desafío
importante, cuya victoria ejerce un efecto profundo en todos sus desarrollos
ulteriores. El lactante se encuentra con el dilema de confiar o desconfiar de
la gente que lo rodea. El sentido de confianza se desarrolla si las necesidades
del lactante se satisfacen sin demasiada frustración. Esto se da en su relación
con la madre. Si ésta satisface sus necesidades orales y las demás, y provee
amor, afecto y consistencia, ayudará a que el niño tenga confianza en el mundo
que lo rodea, manifieste fe en el ambiente, optimismo ante el porvenir y
seguridad en sí mismo. Además, percibirá todo lo que lo rodea como predecible y
congruente. Por otro lado, el sentido de desconfianza se revela en la
suspicacia, la introversión y una temerosa y angustiada preocupación respecto a
la seguridad.

• Segunda Etapa. Infancia “Autonomía vs. Vergüenza”
Desde el primer año de vida hasta los tres años con el desarrollo de
habilidades perceptuales y musculares, el niño consigue una creciente autonomía
de acción. Dos formas de enfrentarse a su ámbito se vuelven maneras dominantes
de comportamiento: aferrarse a las cosas y desprenderse de ellas. Este paso es
importante para afirmar la personalidad y a menudo las demandas del niño se
oponen a las de los demás. En el entrenamiento del control de esfínteres, es
capaz de rehusarse a cooperar con los deseos de la madre por ejemplo. Su
inmadurez tal vez lo haga en extremo vulnerable a los sentimientos de vergüenza
y duda. En este caso, vergüenza significa el sentimiento de ser inaceptable
para los demás, mientras que duda es el temor a la autoafirmación.
• Tercera Etapa: Edad de Juego “Iniciativa vs Culpa”
En la niñez temprana, entre los tres y cinco años de edad, la necesidad de
autonomía cobra una forma más vigorosa; se vuelve más coordinada, eficiente,
espontánea y dirigida hacia un objetivo. En este periodo, el principal logro de
la personalidad es el sentido de iniciativa y fracasar en esta tarea produce
culpabilidad. Si en la etapa pasada, la duda de sí mismo y la vergüenza son el
resultado del fracaso de adquirir un sentido de autonomía, un sentido profundo
y constante de culpa e indignidad es el resultado del fracaso de adquirir un
sentido de iniciativa. En esta etapa el niño puede hacer cosas esenciales sin
ningún esfuerzo, como caminar, correr y levantar cosas, por lo que utiliza su
energía de modo más eficiente. El niño parece crecer en conjunto, es decir,
parece más auténtico, más cariñoso, relajado y lúcido en sus juicios, más
activo y activador.
• Cuarta Etapa: Edad Escolar “Laboriosidad vs Inferioridad”
Se refiere a la niñez media, desde los seis hasta los once años. En ella las
fantasías e ideas mágicas de la infancia ceden el paso a la tarea de prepararse
para papeles aceptables en la sociedad. El niño se familiariza con el mundo de
las “herramientas” en el hogar y la escuela. En esta etapa se espera
el trabajo productivo y los logros reales, aunque el juego aún continúa. Es
preciso que adquiera habilidades y conocimientos. El pequeño es un aprendiz que
debe aprender las tareas de la edad adulta. Sabemos que esto no es fácil, es un
periodo de adiestramiento prolongado porque se espera demasiado de cada
individuo. El niño aprende a ganar recompensas y alabanzas, haciendo cosas que
son más que copias de los logros reales; por lo tanto, si todo va bien,
comenzará a desarrollar dos virtudes importantes: método y competencia. Los
niños desean ser como los adultos e inician a realizar esfuerzos, por
satisfacer las demandas que se les hace.
• Quinta Etapa: Adolescencia “Identidad vs Confusión”
Se refiere a la pubertad y adolescencia, alrededor de los doce hasta los veinte
años, etapa en que la “búsqueda de la identidad” alcanza su punto
crítico ya que en este periodo hay muchos cambios significativos en toda la
persona, especialmente en su estructura psíquica. La identidad se refiere a una
integración de papeles. En las sociedades occidentales, generalmente la
adolescencia es un periodo de turbulencia y desorden en donde le cuesta trabajo
definir sus papeles, así como al adulto le cuesta trabajo entenderlo. Para
Erikson, la identidad de la personalidad es una continuidad o igualdad interna
y la incapacidad de lograr un sentido de identidad se denomina, según el autor,
confusión de papeles. En esta etapa generalmente, en su intento de alcanzar su
sentido de identidad al final de la adolescencia, la juventud experimenta tanta
confusión como difusión de papeles; es una etapa en la cual los primeros
conflictos se intensifican y es mayor la urgencia de adoptar uno
estable. Por lo tanto, cuando se logra un sentido de identidad, se experimenta
un estado emocional placentero, un sentido de estar bien con los demás y
consigo mismo; se siente uno a gusto con su cuerpo, se sabe qué dirección se
lleva y se valora a las personas importantes para el individuo.

• Sexta Etapa: Adulto temprano “Intimidad vs Aislamiento”
Es la etapa de la juventud. Aunque no hay edades determinadas, abarca de los
veinte a veinticinco años aproximadamente. A lo largo de toda la vida, las
interacciones sociales son significativas pero, durante el estado adulto
temprano, alcanzan un punto crítico. La mayoría de las personas tiene un anhelo
profundo de relacionarse íntimamente con una persona del sexo opuesto y algunas
otras con alguien del mismo sexo. En la mayoría de los casos, el matrimonio es
el medio usual con que se satisface esa necesidad. La intimidad en las
relaciones humanas presupone otras conquistas importantes, por lo que muchas
personas son incapaces de alcanzarla. Por ejemplo, nadie puede establecer una
relación íntima sin una confianza básica previa en el otro, y ésta se construye
sobre la autonomía segura en ambas partes. Relacionando lo que se ha obtenido
de las etapas anteriores, podemos decir que en este periodo un sentido de
iniciativa bien desarrollado capacita a los cónyuges a realizar
cosas productivas para el otro; un sentido de laboriosidad capacita a cada uno
a mostrar amor de una
forma tangible, haciendo cosas en forma competente para su pareja; el sentido
de identidad proporciona a la pareja el papel de estabilidad, una capacidad
sana para la fidelidad y una serie bien definida de valores y prioridades.
• Séptima Etapa: Adulto Medio “Generatividad vs Estancamiento”
Erikson menciona como etapa importante de la vida: la generatividad, con el fin
de describir la necesidad de un trabajo y afecto sostenidos y productivos. Es
el periodo de la madurez que comprende los años intermedios de los 25 a los 60,
aproximadamente. Es por lo general la etapa de mayor productividad en la vida;
las personas se establecen en una profesión, forman una familia y se forjan su reputación
favorable en la comunidad. Es la época en que el individuo alcanza la más
completa madurez física, psicológica y social. Es un hecho que tener hijos
agrega a la vida una dimensión que no tiene sustituto. Ver al niño pasar las
mismas etapas de desarrollo que el padre, agrega a la vida riqueza y
significado que no puede obtenerse de ninguna otra forma.
• Octava Etapa: Adulto tardío “Integridad del sí mismo/Sabiduría vs
Desesperación”
La última etapa de la vida que menciona Erikson abarca de los 60 años a la
muerte y supone una reflexión en los logros previos obtenidos. Cuando el
individuo está satisfecho con éstos, se da la integridad del sí mismo, tarea
principal de este periodo. Implica la unificación de toda la personalidad, como
principal fuerza determinante. Se les da un orden y un significado a las cosas
vividas; es la aceptación del propio y único ciclo de vida como algo
ineludible. El llegar al final de la vida puede producirles profunda angustia a
muchas personas. La desesperación es el fracaso de no integrar el sí mismo
porque la vida es vista como una serie de potencialidades y metas no alcanzadas
ni logradas. La persona desesperada siente que el tiempo es demasiado corto,
que ha perdido la fe en sí mismo y en otros, desea una nueva oportunidad de
vivir con más ventajas y teme mucho la muerte.
A manera de conclusión, ésta puede ser una invitación más para detenernos a
pensar en cómo hemos vivido y disfrutado nuestra propia vida, para intentar no
hacerlo únicamente en la vejez, cuando desgraciadamente, ya no hay tanto que
hacer.



Tags: , , , , , , , , ,

2 respuestas a Las Etapas de la Vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing