image

"¿Os habéis dado cuenta de cuántas manos finas, bonitas y
perfumadas, pueden, en algunas ocasiones, desprender algo
lascivo, repugnante? Mientras que otras manos, feas, mal
cuidadas, parecen estar impregnadas de todo lo que la persona
alimenta de bueno en su cabeza y en su corazón, hasta el punto
que tenemos ganas de estrecharlas incluso de abrazarlas.

Actualmente todavía subsiste la costumbre de besar la mano
derecha de los grandes dignatarios de la Iglesia: obispos,
cardenales, papas. Creemos que ésta es una muestra de respeto.
Sí, pero esta muestra de respeto se basa en el conocimiento de
los poderes de la mano. Estos seres que se han consagrado a la
vida espiritual, son considerados como los transmisores de las
bendiciones del Cielo. Ya sé, diréis que muchos tienen otras
preocupaciones, pero por el momento la cuestión no es ésta. La
cuestión es comprender que las manos de los seres que han
trabajado durante mucho tiempo con el amor y la sabiduría,
están realmente unidas con los poderes cósmicos benéficos. "

Omraam Mikhaël Aïvanhov