image

"La oración es la posibilidad dada al hombre de tener acceso a
otra dimensión, a otro orden de cosas. Evidentemente, en el
exterior nada cambia para él: si hace frio, tiembla de frio; y si
está enfermo, es posible que siga estándolo. Es en su corazón y
en su alma que la oración produce grandes transformaciones.

Un hombre está a punto de morir… aunque se encuentre sólo,
abandonado y en la miseria, el impulso de su alma hacia Dios le
proyecta hasta un mundo de paz, de luz y de alegría. Mientras
que, en iguales condiciones, aquél que no reza, que no sabe
rezar, albergará en su corazón sentimientos de rebeldía, de odio,
y estos sentimientos crean malas condiciones para su existencia
en el más allá así cómo para su próxima encarnación. Si la
religión trata de convencer a los moribundos para que
restablezcan el contacto con Dios, y se confíen a Él, es porque
aunque hubieran sido grandes pecadores, la oración sincera que
hacen en el último minuto les permite entrar en otro estado de
conciencia que les abre el camino de la salvación."

Omraam Mikhaël Aïvanhov