(39)

Contribución

El amor de Dios se expresa por medio de mí para bendecir a los demás. Reconozco que las personas con quienes trato son creaciones de Dios. Busco oportunidades para ayudar, apreciar y contribuir.
Doy de corazón. Saludo con una sonrisa, llamo o envío un correo electrónico a un ser querido u ofrezco mi ayuda a alguien que lo necesite.
Paso por alto cualquier expresión externa de quienes parecen ser poco amistosos y reconozco su esencia verdadera. Envío una bendición silenciosa a todos aquellos con quienes me encuentre o en quienes piense hoy: Veo el Cristo en ti. Te visualizo disfrutando de salud, felicidad, prosperidad y paz.

“Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama es nacido de Dios y conoce a Dios.” —1 Juan 4:7