Categorías

AGUA DE MAR Y EL IMPACTO DE SU CONSUMO PARA LA RECUPERACIÓN DE LA SALUD HUMANA Y ANIMAL EN NICARAGUA

image

1. Descripción del proyecto de dispensarios marinos en Nicaragua

Nicaragua es el 2do. país más pobre de Latinoamérica, lo que implica un 65% de desnutrición infantil e insuficiente acceso de la población a los servicios de salud y a la adquisición de medicamentos.

Gracias a los trabajos de investigación y difusión de la fundación Aquamaris (España) y PRODIMAR (Colombia) sobre el uso terapéutico y nutricional del agua de mar, hemos comprobado en nuestro país los beneficios del consumo oral del agua de mar en la recuperación de la salud y la desnutrición humana y animal.

Al ser el agua de mar uno de los productos más abundantes del planeta, disponible de forma gratuita para el acopio de la población, y los resultados de su consumo llamativos por el bienestar que aporta a los usuarios, se ha dado una rápida y amplia difusión del programa en los 5 años que tenemos de experiencia.

El proyecto de Dispensarios Marinos en Nicaragua abarca una población de más de 10 mil pacientes registrados en 50 dispensarios de Managua y otros 10 municipios del país. En las organizaciones de ganaderos orgánicos abarca más de 500 reses en diferentes regiones.

La ingesta diaria de un promedio de 500 ml de agua de mar, pura (hipertónica) o diluida (isotónica), con una composición en iones y oligoelementos equivalente a la del plasma sanguíneo y el medio extracelular, ha permitido rápida mejoría en problemas alérgicos, insomnio, dolores musculares y articulares, enfermedades cardíacas, hipertensión arterial, diabetes, cirrosis hepática, gastritis, úlceras varicosas crónicas, insuficiencia renal, etc. También se aplica tópicamente en las enfermedades de la piel.

Estos resultados están registrados en los expedientes médicos de la Clínica Sto. Domingo en Managua. Los pacientes logran reducir o descontinuar los medicamentos que anteriormente tomaban, y muchos de ellos son dados de alta totalmente recuperados.

Las principales dificultades son las barreras mentales y temores ante un cambio de paradigma. Las autoridades de salud observan el fenómeno hasta tener más resultados de los ensayos clínicos efectuados en la Universidad de Antioquia (Colombia) y mayor casuística internacional, así como estudios nacionales.

También se teme la posible contaminación marítima, pero los microorganismos patógenos de procedencia accidental terrestre se inactivan en el mar por diferentes mecanismos que versan en el libro del Dr. Angel Gracia "El poder curativo del agua de mar. Nutrición orgánica". El examen microbiológico del agua realizado en el Ministerio de Salud ha reportado resultados satisfactorios.

El abastecimiento centralizado en la Clínica Santo Domingo, de más de 6,000 litros de agua de mar que se consumen mensualmente en Managua, se hace algunas veces difícil, por los costos del combustible de los desplazamientos al mar, por las condiciones climáticas con destrucción de los caminos de acceso a los balnearios más cercanos, o por la disponibilidad de los camiones cisterna de la Alcaldía de Managua o del Ministerio de Transporte, que colaboran gratuitamente con el traslado del agua de mar hasta la Clínica Santo Domingo.

Al masificarse el consumo en la población se pretende fomentar la organización y la solidaridad en cada territorio y localidad para resolver el acopio de agua de mar en lugares alejados de las costas.

2. Impacto económico-social

El impacto del consumo del agua de mar en la población afectada por problemas agudos y crónicos de salud es grande. Hay mejoría en la mayoría de pacientes, que han logrado sanar sus enfermedades y reducir o discontinuar el consumo de medicamentos, con el consiguiente beneficio económico.

Con poca propaganda ha habido rápida difusión del hábito de la ingesta diaria del agua de mar gracias al bienestar y mejoría de la energía psicofísica que experimentan los usuarios. Ha habido un aumento de la demanda de atención en los dispensarios marinos donde se oferta y distribuye gratuitamente.

También se ha acortado el tiempo de seguimiento médico de los pacientes, que pueden ser dados de alta antes de lo que se acostumbraba con el uso exclusivo de medicamentos. Este es otro beneficio económico indirecto, ya que los pacientes se pueden reinsertar tempranamente a sus actividades productivas y afectar menos sus bolsillos.

Se han dado casos de enfermos que habían sido declarados con invalidez para trabajar por los sistemas médicos oficiales debido a patologías graves, como cirrosis hepática o insuficiencia renal crónica, que después de algunos meses de consumo permanente del agua de mar han podido volver a sus labores por largo tiempo descontinuadas.

Se utiliza en comedores infantiles y Preescolares de diferentes municipios donde se ha observado recuperación nutricional de los niños desnutridos.

También se usa como complemento alimentario en el asilo de ancianos de Jinotepe. Refiere su director, el Lic. Guillermo Munguía, que se ha observado mejoría del bienestar de los ancianos, disminución del consumo de medicamentos, y más rápida recuperación de las enfermedades.

En el campo de la ganadería es de gran beneficio. Los ganaderos orgánicos que ofrecen agua de mar ad libitum al ganado, han constatado la rápida recuperación de ”reses caídas” y la mejoría de diferentes enfermedades en las que anteriormente hubieran precisado la administración de medicamentos, con la consiguiente reducción de los costos de producción.

Desde Nicaragua se han capacitado a productores avícolas costarricenses que después de utilizar el agua de mar en las aves han tenido resultados favorables.

3. Actores y alianzas operativas

Los principales actores y alianzas operativas clave en la implementación, difusión y expansión del modelo de dispensarios marinos en Nicaragua son:

1. Clínica Santo Domingo, primer dispensario marino de Nicaragua y Centroamérica, desde donde se coordina y abastece a la mayoría de los 70 dispensarios marinos del país. Su directora, la Dra. Ilari, imparte mensualmente conferencias a nivel nacional para continuar difundiendo el programa y ampliar la red de dispensarios marinos. Representa a Nicaragua en los congresos internacionales de agua de mar.

2. Red de Medicina Natural de CANTERA. Su coordinadora, la hna. Julie Marciacq, difunde el programa y distribuye el agua de mar a los centros que no pueden autoabastecerse. También difundió el consumo y abasteció más de 2 mil campesinos/as afectados por el insecticida Nemagón.

3. Centro de Estudios y Promoción Social (CEPS). Su director colabora en la definición estratégica del proyecto, en la organización de eventos científicos nacionales y en la convocatoria de los medios de comunicación.

4. Las principales universidades del país: UNAN- Managua, UNAN- León, UAM- Managua, UCAN- León, URACCAN- RAAN (Región Autónoma del Atlántico Norte), BICCU- RAAN y BICCU- RAAS (Región Autónoma del Atlántico Sur), UNA- Managua (Universidad Nacional Agraria), Universidad Santo Tomás- Granada. Difusión a los docentes y alumnos de las facultades de Medicina, Veterinaria y Humanidades. Distribución de agua de mar a los usuarios en algunas de ellas.

5. Ministerio de Salud (MINSA). Despachos con la ministra de salud del anterior gobierno, Lcda. Margarita Gurdián, quien demostró interés en el tema e inauguró jornadas científicas sobre agua de mar. El Dr. Alcides González, director del Centro de Diagnóstico Clínico del MINSA, colabora con el análisis gratuito de las muestras de agua de mar de los diferentes balnearios en los que nos proveemos. Directores, subdirectores de Docencia o médicos especialistas de diferentes hospitales y centros de salud del MINSA, en los que se han impartido conferencias y que han recibido cursos de capacitación sobre los beneficios de la prescripción del agua de mar, organizados por las Facultades de Medicina de la UNAN de Managua y de León, con la participación del Ministerio de Salud, en el año 2006. Algunos de ellos consumen y prescriben a sus pacientes el agua de mar, ampliando la casuística nacional.

6. Ministerio de Educación (MED). Despacho con el ministro de educación del anterior gobierno, Lcdo. Miguel Ángel García, y algunos asesores, quienes también demostraron interés en la posibilidad de recuperación nutricional de los niños desnutridos. Conferencias en escuelas y en reuniones de directores de colegios públicos y privados convocados por el MED.

7. Organizaciones y comunidades indígenas de la Región Autónoma del Atlántico Norte. Conferencias y programas radiales y de televisión, organizados por Dorotea Wilson y Alberto Miranda.

8. Los ganaderos orgánicos organizados en CLUSA, por medio de la convocatoria y capacitación impulsadas por el ingeniero Reynaldo Díaz, y las investigaciones en animales diseñadas por el veterinario, Dr. Carlos Sáenz y otros docentes de la UNA ( Universidad Nacional Agraria ).

9. La Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG) y la ONG CIPRES también han promovido la difusión del tema y el consumo en pequeños y medianos productores a nivel nacional.

10. La escuela empresarial INCAE, con influencia a nivel latinoamericano, a través de su docente el Dr. Francisco Leguizamón, actualmente en Costa Rica, ha conseguido la colaboración solidaria de algunos empresarios en el programa de dispensarios marinos, por medio de empresas socialmente responsables.

11. En concreto, la empresa AMANCO, por medio de su gerente el ingeniero Iván Díaz, ofreció financiar la construcción de un mareducto en la RAAN, y ha donado los depósitos de 1,200 litros que permiten el almacenamiento del agua de mar en la Clínica Santo Domingo.

12. Los medios de comunicación: televisión, radios, periódicos, revistas de difusión campesina. Han colaborado en el conocimiento de los beneficios del agua de mar por la población.

4. Contribución de los actores involucrados

Las organizaciones y actores sociales implicados en el proyecto de dispensarios marinos de Nicaragua son múltiples dada la rápida difusión de los beneficios del agua de mar. Todo se hace con recursos locales.

Desde la Clínica Santo Domingo, primer dispensario marino de Nicaragua y Centroamérica (Sept. 2003), se impulsa el programa y se abastece de agua de mar a unos 70 dispensarios marinos, en su mayoría organizados en la red de Medicina Natural de CANTERA por la hermana Julie Marciaq.

El Centro de Estudios y Promoción Social (CEPS), a través de su director, el Dr. Leonel Argüello, ha ayudado a impulsar los beneficios del agua de mar a través de los múltiples contactos para difundir el tema en las principales universidades y medios de información del país, así como en algunos municipios y hospitales del Ministerio de Salud.

En la facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) se han realizado cursos de capacitación con profesores e investigadores extranjeros sobre el tema gracias a la organización de la profesora de fisiología y médica pediatra, la Dra. Rosa Quintanilla, y al apoyo de los 2 últimos decanos de la facultad de Medicina. Así mismo en la UNAN de León, donde también se impartió un curso de capacitación de 4 días. El Dr. Juan Manuel López responsable de las clínica de Bienestar Estudiantil de la Universidad Nacional Autónoma (UNAN-León) prescribe el agua de mar a sus pacientes.

El Centro de Diagnóstico Clínico de la sede Central del Ministerio de Salud de Nicaragua procesa y examina las muestras de agua de mar de forma gratuita para garantizar su potabilidad, gracias a la gestión de su director el Dr. Alcides González.

En varios centros de atención primaria del Ministerio de Salud la Dra. María Teresa Ilari ha impartido conferencias sobre los beneficios del agua de mar, gracias a la convocatoria de la Dra. Luisa Rojas de la red de Medicina Natural de CANTERA.

También ha dado conferencias en los municipios de Nagarote, Belén y Puerto Cabezas, promovidas por las alcaldías respectivas. Así mismo en las universidades privadas UAM-Managua, UCAN-León, URACCAN en Puerto Cabezas, Región Autónoma del Atlántico Norte.

Por la gestión de Dorotea Wilson, representante de la organización de mujeres multiétnicas ¨Voces Caribeñas¨, fue aprobada la construcción de un mareducto, o canalización de agua de mar desde el malecón de esta ciudad litoral hasta el centro de la población, en sesión ordinaria No 5-2005 del Concejo Municipal de Wilbi. Este proyecto no se ha llevado a efecto por los altos costos organizativos de la campaña de promoción y educación sobre el tema debido al costo del transporte aéreo desde Managua.

El concepto de empresas con responsabilidad social promovido por el Instituto de Administración de Empresas (INCAE), a través del profesor Dr. Francisco Leguizamón, facilitó la oferta de financiar la construcción del mareducto por parte de la empresa AMANCO de Nicaragua. Así mismo el ingeniero Iván Díaz, gerente de dicha empresa, gestionó la donación de 5 depósitos de 1,200 litros para almacenar el agua de mar en la Clínica Sto. Domingo en Managua.

Los ganaderos orgánicos de CLUSA han experimentado en sus reses los beneficios del agua de mar, previa capacitación impulsada por el ingeniero Reynaldo Díaz, director del programa de ganadería orgánica. El Dr. Carlos Sáenz, veterinario colaborador de CLUSA, ha realizado estudios comparativos entre reses que ingieren agua de mar y reses criadas por métodos tradicionales, y ha demostrado las ventajas nutricionales y terapéuticas del agua de mar en el incremento de la productividad.

La Fundación Aquamaris y el Proyecto de Dispensarios Marinos (PRODIMAR) nos han prestado asesoría y apoyo desde Barcelona y desde Colombia respectivamente. Las visitas a Nicaragua de Laureano Domínguez, del Dr. Ángel Gracia, del Dr. Wilmer Soler y del Dr. Héctor Bustos han sido piedras angulares para la credibilidad científica de este proyecto, para la capacitación de los actores nacionales anteriormente enumerados y para el convencimiento de importante número de usuarios que asistieron a sus conferencias o presenciaron los programas de difusión en los medios de comunicación masiva.

5. Dificultades, metas y compromisos

DIFICULTADES

1. Cobertura limitada.

La cobertura de unas unas 10 mil personas registradas en los dispensarios marinos, consumidoras consuetudinarias del agua de mar, y otra cantidad no determinada que se autoabastece sin previa consulta ni control médico, constituye un porcentaje minoritario de la población nicaragüense con índices socioeconómicos de pobreza extrema.

No se ha logrado masificar este consumo en los centros donde acuden los niños con altos índices de desnutrición. Tampoco se han logrado realizar estudios cualitativos nacionales en el los 5 años de operación para lograr una mayor integración de las autoridades de salud y educación.

2. Abastecimiento y acceso al agua de mar.

El abastecimiento del agua de mar en las regiones alejadas de las costas se hace difícil por los costos económicos de los desplazamientos y la carestía del combustible, y por la destrucción de carreteras y caminos de acceso a balnearios en las temporadas de invierno.

3. Carácter espontáneo.

La permanente labor de sensibilización ha creado una demanda importante, pero no ha habido una respuesta organizada y permanente de carácter institucional. Prevalece el carácter espontáneo.

Todos los actores implicados en el programa de dispensarios marinos lo hacemos con carácter voluntario, en horario extra laboral. Por nuestras responsabilidades profesionales no podemos dedicar tiempo suficiente para incrementar la eficacia, control, supervisión y difusión más amplia.

METAS

Pretendemos que el agua de mar llegue a la población en las cantidades requeridas de manera totalmente gratuita, por lo que se hace imprescindible garantizar la continuidad de la colaboración del Ministerio de Transporte y de la Alcaldía de Managua en los viajes al mar para el traslado del agua en camiones cisterna con mayor capacidad. Se precisa convencer a los grupos de usuarios (empresas, escuelas, comedores infantiles, organizaciones comunales en los barrios y comunidades rurales, etc.) sobre la necesidad de organizar el auto abastecimiento. Ellos pueden contribuir a la creación de nuevos dispensarios marinos con iniciativa propia.

Nuestro objetivo a largo plazo es ampliar el programa de dispensarios marinos a todas las regiones del país, por medio de:

  1. Seguir dictando conferencias para dar a conocer a sectores cada vez más amplios las bases científicas y las propiedades del agua de mar, testimonios de casos curados y la mejoría significativa de enfermedades crónicas cuando se agrega a las terapias la ingesta del agua de mar.
  1. Promover en las universidades y organizaciones sociales la realización de estudios cualitativos para caracterizar el fenómeno y sus resultados.
  1. Involucrar de manera más operativa a los centros de atención primaria del ministerio de salud, para beneficio de los usuarios.
  1. Interesar a preescolares y comedores infantiles de las regiones más pobres del país, donde se dan los índices más altos de desnutrición. Se propone agregar a las dietas la ingesta de 3 vasos de agua de mar al día para la recuperación nutricional de los infantes con déficit, tal como se ha demostrado en estudios realizados en Colombia.
  1. Mayor involucramiento de los medios de información en la difusión del proyecto.
  1. Sumar otras empresas con responsabilidad social que puedan ayudar a financiar el acopio de agua de mar de los dispensarios marinos alejados del litoral, para que pueda mantenerse gratuita su distribución y el factor de exclusión económico no sea una limitante al consumo masivo en la población.
  1. Lograr el involucramiento de organizaciones con proyección social que puedan diseñar planes operativos más allá del voluntariado implicado hasta el momento presente.

6. Soluciones innovadoras para optimizar resultados

Por ser un método de uso sencillo y de fácil replicación, lo que se requiere es el acceso al agua de mar, cuyo costo es mayor cuando la población está alejada de la costa, y el conocimiento básico de la dosis (500ml/día) así como su inocuidad y ventajas nutricionales, preventivas y curativas. Diseminar este conocimiento es nuestra principal misión.

En los 5 años de funcionamiento del programa de dispensarios marinos han surgido ideas innovadoras para facilitar su operatividad. Anteriormente, el acopio de agua de mar para su posterior distribución se hacía en depósitos de 8 galones que se llenaban manualmente en alguna playa y se transportaban en camiones facilitados por organismos solidarios ( Fé y Alegría, Hogar de Protección Infantil Zacarías Guerra). Nos permitía un suministro quincenal de unos 1,500 litros. Los medios de transporte no siempre estaban disponibles y el proceso de llenado implicaba el traslado de varios voluntarios con fuerza física adecuada.

En el año 2005 se logró la colaboración de la Alcaldía de Managua y en el 2006 del Ministerio de Transporte, que facilitan camiones cisterna que permiten trasladar en cada viaje 2 mil galones, que son llenados mecánica y rápidamente por una bomba de achique. En algunos viajes, debido a las importantes lluvias, las cisternas corren peligro de ser arrastradas por la marea, con la subsiguiente precaución de las autoridades de transporte que nos facilitaban este medio.

En el caso de Puerto Cabezas (Bilwi), por ser una ciudad del litoral atlántico se hacía posible facilitar el acopio de la población por una canalización directa desde el mar. Después de las motivadoras conferencias impartidas por Laureano Domínguez, presidente de PRODIMAR, al generarse interés de sectores de la población en el consumo del agua de mar, se pensó en la construcción de un ”mareducto” y se logró la oferta de financiamiento de su construcción por parte de la empresa AMANCO. Sería un proyecto innovador a reproducir en otras ciudades costeras.

El concejo Municipal de Bilwi aprobó dicho proyecto, pero todavía está pendiente el diseño de ingeniería y la campaña de sensibilización y promoción del consumodel agua de mar masivamente en la población.

El almacenamiento en los dispensarios de los bidones de 8 galones fue insuficiente para la creciente demanda. Otra innovación fue la del sociólogo Orlando Núñez, director del CIPRES, quien adquirió barriles de plástico de 55 galones a los que instaló grifos que facilitaban el llenado de los envases de los usuarios. Después observamos que los grifos metálicos se oxidaban pronto con la alta salinidad del agua.

La empresa AMANCO donó 5 depósitos de 1,200 litros para almacenamiento de agua en la Clínica Santo Domingo, que permitían con su mayor capacidad distanciar los viajes al mar, a menudo costosos y difíciles por las condiciones climáticas. A estos depósitos les instalamos grifos de plástico más resistentes.

Un ingeniero estructural de la Alcaldía de Managua diseñó los soportes metálicos para instalar estos tanques de forma segura y anti-sísmica. El financiamiento de estas estructuras nos vino de la fundación Aquamaris, por medio del Sr. Francisco García Donas.

7. Costos y formas de financiamiento

Básicamente se cuenta con el voluntariado para la expansión del proyecto. Los principales costos para impulsar el proyecto de dispensarios marinos en Nicaragua han sido asumidos por Aquamaris, fundación española que a través de su presidente, el Sr. Francisco Sánchez, ha financiado los pasajes de Laureano Domínguez y el Dr. Wilmer Soler, quienes nos han traído la información de la historia de los dispensarios marinos desde la época de René Quinton en Francia hace un siglo, y la base científica de su eficacia y de las propiedades nutricionales y terapéuticas del agua de mar. También ha financiado los congresos internacionales sobre agua de mar, facilitando la participación de 2 nicaragüenses.

La Clínica Santo Domingo facilita sus instalaciones y dedica parte de la carga horaria laboral de algunos de sus empleados para reforzar y difundir el proyecto. Junto con la hermana Julie de CANTERA convocó en los primeros años a los voluntarios para el llenado manual de los depósitos de almacenamiento y organizó los viajes al mar de forma voluntaria en días festivos. Igualmente colabora en la distribución de agua de mar a los dispensarios marinos de la red de Medicina Natural.

Al principio se pedía a los pacientes un aporte económico mínimo voluntario para subvencionar el combustible de los viajes al mar. Posteriormente, con la importante colaboración de la Alcaldía de Managua y del Ministerio de Transporte, el usuario recibe actualmente el agua completamente gratuita.

Los pacientes traen sus propios recipientes plásticos, y algunos colaboradores nos donan envases no retornables de gaseosas, que perfectamente lavados sirven para suministrarles el agua a los pacientes de primera consulta o que no traen sus recipientes.

Varios organismos ayudaron a financiar el viaje del Dr. Ángel Gracia, que ayudó a la difusión del programa despertando el interés científico de los sectores agroganaderos. Estas organizaciones fueron CLUSA, la UNAG y el CIPRES. Los boletos aéreos a la Costa Atlántica fueron financiados por la gestión de Dorotea Wilson.

El mérito económico y organizativo es compartido solidaria y comprometidamente por las entidades colaboradoras anteriormente mencionadas.

  1. Lecciones aprendidas aplicables a otras regiones

El uso de agua de mar como consumo humano para mejorar la dieta y nutrición, así como su uso terapéutico en personas y animales, puede ser utilizado en cualquier país que tenga acceso al agua de mar. Las lecciones aprendidas en estos 5 años de funcionamiento de los dispensarios marinos en Nicaragua han significado un importante cambio de paradigma en los profesionales implicados y su expansión, aunque pequeña, es muy significativa tomando en cuenta que su base es el voluntariado.

Centroamérica está rodeada de los océanos Pacífico y Atlántico, por tanto el acceso al mar no es tan complejo como en los países suramericanos. Si Nicaragua logra expandir el uso del agua de mar en el país, seguramente se alcanzarán el resto de países del área. Por ser esta tecnología de fácil utilización, la única y principal barrera es la desinformación que existe alrededor del agua de mar, la que no se ve como beneficiosa. Continentes como el Africano y el Asiático, son lugares donde posiblemente pudiera implementarse con mayores facilidades, ya que su población cree más en la medicina alternativa y está menos influenciada por la medicina occidental, como es el caso nuestro.

Universidades, clínicas, ganaderos, ONG, Comedores Infantiles y Municipalidades, especialmente la construcción del mareducto en el Caribe que ya su Consejo Municipal aprobó, son ejemplos del estímulo que han recibido estos diferentes actores para llevar a cabo este proyecto de agua de mar.

La recopilación y diseminación de la experiencia en Nicaragua facilitará que otros la utilicen y que pueda salir de las fronteras.

En el campo médico se ha contribuido de manera económicamente favorable, por la rápida recuperación de la salud, por el menor consumo de medicamentos y por la pronta integración laboral de los enfermos. 500 ml de agua de mar consumidos durante el día, ya sea pura, diluida o mezclada con los alimentos, es la receta universal para todos los individuos, tanto para su curación como para la prevención, incluyendo desnutrición.

Se utiliza también en pacientes con hipertensión arterial, cardiopatías, cirrosis hepática e insuficiencia renal, quienes tienen contraindicada la sal, pero en este caso el agua de mar, tiene el cloruro y el sodio disueltos y tiene otras sales tales como el cloruro de magnesio, y por tanto su acción es benéfica al ser diurética. De hecho, se han observado respuestas de aparente curación en algunos casos ¨deshauciados¨ en los hospitales, que se han podido reintegrar a labores productivas después de haber sido retirados con invalidez permanente.

Resultados equivalentes se dan en el campo de la ganadería, constituyendo una promesa y una esperanza para los productores pecuarios, por el ahorro considerable debido al alto poder nutritivo y terapéutico del agua de mar.

Estas experiencias pueden ser de gran interés para otros países en vías de desarrollo o víctimas de desastres naturales. De hecho, Aquamaris y PRODIMAR, son organizaciones que están recabando la casuística internacional para poder acceder a los países donde cada año mueren 6 millones de niños de hambre.

Estamos de acuerdo con el Dr. Angel Gracia, que la implementación masiva del uso del agua de mar puede ayudar a resolver, además de los problemas de salud humana y animal, la carencia de agua para regadío de las zonas áridas del litoral.

La construcción de mareductos en regiones cercanas, y no tan cercanas al mar, puede facilitar la ejecución de proyectos afines en las regiones costeras del planeta.

Por ser un tema novedoso, y basado en el voluntariado, su expansión va poco a poco y los beneficiarios/as son las principales fuentes de diseminación de la práctica de consumo de agua de mar.

Se requieren estudios serios que evidencien lo que en la práctica los promotores y los beneficiados por los efectos del agua de mar ya sabemos, para que los gobiernos y autoridades competentes puedan hace posible a gran escala este cambio de paradigma.

Nuestro empeño y nuestro trabajo en esta Nicaragua, tierra de lagos y volcanes, cuna de poetas y soñadores, es una forma de agradecimiento a todas las personas que nos han traído la información científica y los mensajes para la vida, de los mares donde surgió la vida.

Y nuestro agradecimiento también para aquellos que a lo interno del país han hecho realidad esta alternativa de progreso, que beneficia a la gente más necesitada.

Dra. María Teresa Ilari

Managua, 2 de Mayo del 2008

27 respuestas a AGUA DE MAR Y EL IMPACTO DE SU CONSUMO PARA LA RECUPERACIÓN DE LA SALUD HUMANA Y ANIMAL EN NICARAGUA

  • Tengo problemas de salud iguales a los relacionados en los articulos, vivo en Bogota – Colombia, y me gustaria saber como y donde puedo conseguir el agua de mar para iniciar su consumo,.
    Gracias por la ayuda que me puedan prestar

  • Soy Médico Mexicano “Homeópata” con casi 30 años en la medicina. Tiene menos de 1 año que me enteré sobre el uso del agua de mar. Por favor agréguenme en sus contactos, para poder intercambiar información, estoy muy abierto a los cambios beneficiosos. Estoy actualmente investigando este tema tan apasionado.

    Dr.. Víctor Hugo Bosquez
    Veracruz (México)
    cel.. 22 92 65 33 64

  • Soy Médico Mexicano, “Homeópata” muy abierto a las alternativas para la salud, tengo casi 30 años en el terreno de la medicina, tiene menos de 1 año que me acabo de enterar del agua de mar. he visto las conferencias vía internet de la Dra.: María Teresa llari, estoy totalmente interesado, Vivo en el estado de Veracruz; y me agradaría tener contacto con uds, para intercambiar información, me he dedicado a buscar información sobre el tema, por favor agréguenme en sus contactos para estar comunicados.

    Dr.., Víctor Hugo Bosquez
    Puerto de Veracruz (México)
    cel.: 22 92 65 33 64